¿Qué son los miomas uterinos? Descúbrelo con estos 5 datos importantes

Aunque al principio son difíciles de detectar por la falta de síntomas contundentes, las mujeres afectadas por los miomas uterinos pueden experimentar una serie de cambios en su cuerpo que faciliten su diagnóstico

Los miomas uterinos son pequeños bultos de tejido muscular que van creciendo en la superficie del útero y, algunas veces, en el cuello uterino.

Es una condición que afecta la salud reproductiva y hormonal de la mujer y, pese a la formación de tumores, solo un 0,5% se llega a dar con células cancerígenas.

Por lo tanto, aunque sí tienen relación con varios problemas ginecológicos, son muy raros los casos en los que llegan a influir en la aparición de cáncer.

No obstante, muchas mujeres desconocen cómo se desarrolla y, debido a los síntomas, tienden a confundirlo con otras enfermedades.

Por esta razón hemos recopilado una serie de datos que pueden ayudar a resolver muchas de las dudas sobre este problema.

1. ¿Qué son los miomas uterinos?

Que son miomas uterinos

Los miomas uterinos son una tumoración benigna que, por lo general, se desarrolla en la mujer pasados los 20 años.

Se conocen también como leiomiomas y son unos pequeños bultos de tejido fibroso y aspecto redondo cuyo tamaño puede ser microscópico o grande.

 Ver también: Hojas de frambueso para tener un útero saludable

2. ¿Qué tipos de miomas uterinos existen?

Existen varios tipos de miomas uterinos, según el lugar del útero en que se formen:

  • Submucoso: Tienen lugar en el miometrio, la capa protectora de la pared interior del útero.
  • Subseroso: Se forman debajo de la serosa, el revestimiento de la parte externa del útero.
  • Pediculado: Son de tipo subserosos pero, a diferencia de los anteriores, crecen y se desprenden de la matriz hasta quedar sujetados de un cordón llamado pedículo.
  • Intramural: Estos tumores tienen lugar en el interior de la pared muscular del útero y, algunas veces, se agrandan hasta deformar la pared externa e interna de este órgano.

3. ¿Con qué síntomas se manifiestan los miomas?

Ciclo menstrual

Los miomas hacen parte de este grupo de afecciones que son difíciles de detectar por la falta de síntomas contundentes en sus etapas iniciales.

Sin embargo, un gran número de afectadas pueden percibir algunos cambios en su cuerpo que facilitan su diagnóstico.

  • Periodos menstruales irregulares.
  • Sangrados abundantes.
  • Sensación de hinchazón y dolor en el vientre bajo.
  • Aumento repentino de peso.
  • Problemas de fertilidad y embarazos de alto riesgo.
  • Dolor al mantener relaciones sexuales.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • Cambios en los hábitos de orina.
  • Sensación de fatiga.

4. ¿Qué tienen que ver los miomas con los problemas de fertilidad?

Uno de los aspectos que más se consultan con respecto a los miomas son las consecuencias que tienen en la salud reproductiva.

Por desgracia, aquellas diagnosticadas con esta afección tienen grandes probabilidades de presentar dificultades para quedar embarazadas.

Incluso, aunque hay cierto grado de probabilidad de lograr un embarazo, hay bastantes riesgos durante el periodo de gestación.

Un gran número de casos están en alto riesgo de aborto durante el primer trimestre de embarazo.

No obstante, estos riesgos varían en cada mujer, casi siempre en función del número de miomas, su tamaño y localización en la matriz.

Te recomendamos leer: Beneficios de la granada para la fertilidad de la mujer

5. ¿Existen tratamientos para los miomas uterinos?

Existen tratamientos para los miomas uterinos

Las intervenciones quirúrgicas son uno de los métodos más eficaces y conocidos para el tratamiento de los miomas uterinos.

No obstante, contrario a lo que muchas piensan, este no es el único tratamiento que existe para reducir sus efectos en el organismo.

Es primordial saber que, actualmente, hay medicamentos que disminuyen la severidad de sus síntomas y los descontroles hormonales que implican.

Además, cuando son demasiado pequeños no es necesario recurrir a la cirugía.

Así las cosas, hay que tener en cuenta que:

  • Las tumoraciones pequeñas son tratadas con remedios farmacológicos recetados por un médico.
  • Si los efectos de los medicamentos no son suficientes, la única solución será la extirpación.
  • El procedimiento se llama miomectomía y se enfoca en la eliminación de las masas sin afectar de forma directa el tejido del útero.
  • Por otro lado, existe un tratamiento con acetato de ulipristal (AUP) que consiste en un modulador de progesterona que ayuda a impedir el crecimiento de los bultos en la matriz.

En conclusión, pese a que no está considerado como un problema grave o de atención urgente, los miomas deben ser un motivo de consulta ginecológica.

Si bien muchos no aumentan de tamaño y pasan desapercibidos, lo mejor es buscar un tratamiento para evitar que crezcan y generen complicaciones.

También te podría gustar...

Compartir
Compartir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Siguenos en facebook