Su pócima mágica, ella usa el aceite de coco para mantener su belleza

Hay algunas personas que tienen la suerte de envejecer más tarde que otras. Pamela Jacobs, cuya imagen ha dado la vuelta al mundo por aparentar veinte años menos de los que tiene, cuenta su truco

 

A menudo vemos imágenes de mujeres de mediana edad que aparentan bastantes menos años de los que en realidad tienen. No, no tienen el secreto de la eterna juventud ni son humanoides programados para estar en plena forma toda la eternidad.

Simplemente son mujeres con buenos genes y una increíble fuerza de voluntad para no saltarse sus rituales de belleza. Aunque lo cierto es que en algunos casos sus trucos son bastante inusuales (a la par que accesibles) y sin comerlo ni beberlo se encuentran en boca de todos y su imagen da la vuelta al mundo.

Tal es el caso de Pamela Jacobs, una mujer de Leeds que a sus 52 años aparenta alrededor de 30 (cuando no le echan veinte y pocos). Su modus operandi para conseguir estar así de estupenda a los 50 no requiere cirugías ni ritos de venta o cesión de su alma al diablo. De hecho, es tan sencillo que podrías empezar a hacerlo hoy mismo. Eso sí, cuidado con pasarte y te ocurra como a ella… ¡La confunden con la pareja sentimental de su hijo de 21 años! Fortísimo, ¿qué no?

Su pócima mágica

Jacobs atribuye su espectacular aspecto físico a un líquido que le vuelve loca desde hace años: “Soy una gran amante del aceite de coco. Mi madre lo usaba para lavarnos el pelo y la piel cuando éramos pequeños y yo he continuado la costumbre”. Bien hecho.

“Utilizo aceite de coco orgánico para cocinar, me lo echo en el café, lo uso para quitarme el maquillaje, es la base de mis tratamientos de cabello y me lo doy en el cuerpo dos veces al día como crema hidratante”. Vamos, que le falta usarlo para fregar el suelo para amortizar la inversión en aceite al 100%.

Además de este accesible y económico tratamiento de coco, Jacobs también va todas las semanas a una sauna, exfolia su cara cada dos días y nunca sale de casa sin echarse protector solar. Pero el secreto para mantener este atractivo look juvenil no acaba ahí: también lleva una vida de lo más saludable.

Compartir
Compartir