“No es por vanidad”: esta mujer cuenta el porqué de sus operaciones de cirugía

Esta sueca adicta a las operaciones se ha gastado más de medio millón de euros en cambiar su cuerpo. Te contamos por qué le encanta pasar por el bisturí

 

Pixee Fox tiene 27 años y está afincada en Carolina del Norte. Es una adicta a la cirugía estética, ha confesado que ha tenido más de 200 operaciones buscando parecerse a un dibujo animado. Lleva más de 570.000 euros gastados en este tipo de procedimientos incluyendo una reparación de la mandíbula, un cambio de color de retinas, cuatro aumentos de pecho, liposucciones, labioplastia y levantamiento de cejas. Su obsesión: lanzar su propia serie de cómics convirtiéndose en la protagonista de la lucha contra el crimen.

FOTO

Montaje de Pixee Fox. (Instagram)

Pixee apareció en ‘The Morning‘ del canal británico el pasado lunes para defender su manía por la cirugía afirmando que solía estar en contra de ella hasta que desarrolló esta pasión y decidió convertirse en una de las primeras personas en “perfeccionar” de este campo. “No hago esto por vanidad. Soy una pionera, estoy empujando a la industria de la belleza hacia delante”. Además, explicó que sus razones para llegar a este extremo provenían de una visión que tuvo cuando era niña y que ahora quiere hacer realidad.

“Sabía desde el principio que quería hacerme muchas cosas. Está siendo un proceso largo para mí llegar hasta este punto”, confesaba a los presentadores del programa. Hace siete días estuvo en Seúl para retocar su mandíbula porque se había roto y fue incapaz de comer o hablar durante una semana mientras se recuperaba.

También explicó que había visitado India para cambiar el color de sus ojos a azul brillante, una cirugía extremadamente peligrosa que no está disponible en EEUU o Reino Unido. Este “dibujo” personificado acudió al programa con un corsé negro que comprimía su cintura y que actuaba como “caja torácica externa”, confesando que quiere reducirla todavía más.

 

Compartir
Compartir