La aterradora enfermedad que podría haber contraído la niña atacada por león marino

Una infección ‘muy rara y aterradora’

“La familia vio los reportes en la prensa en los que nuestro entrenador de mamíferos marinos les recomendaba llamarlo, y entonces se pusieron en contacto la vocera del Acuario de Vancouver, Deana Lancaster. “No entregaron información de que la niña tenga una infección”.

El “dedo de foca” es una infección causada por un tipo de bacteria que puede ser resistente a los antibióticos más comunes, proscritos con mayor frecuencia.

La bacteria, llamada micoplasma, puede viajar a través del cuerpo, yendo de articulación en articulación y causando artritis, dice el doctor Martin Haulena, veterinario de planta del Acuario de Vancouver.

Como tratamiento se recomiendan antibióticos del grupo tetraciclina o doxicilina.

“(La infección por micoplasma) llevó a amputaciones en el pasado, pero hoy ya no termina en eso. “Es una enfermedad realmente tratable, solo necesitas tomar los antibióticos correctos. A menos de que los médicos sepan buscarla, es muy difícil de encontrar”.

Haulena dice que la infección no es extraña en personas que trabajan con leones marinos y dice que puede ser tratada de manera rápida y fácil. Pero “para una niña de 6 años sí es muy rara y aterradora”, agrega.

“Cada mordida de un león marino no produce esta infección y si te lavas bien y tratas de manera adecuada la herida, deberías estar bien”, dice. “Este (tratamiento) es preventivo y usualmente son las mordidas más profundas las que traen complicaciones”.

Una ‘dura’ lección que aprender

Lau, el padre de la niña, le dijo a CBC —con la condición de que no revelara su nombre completo para proteger la identidad de la niña— que su familia no estaba tratando de tomar fotos cuando el león marino salió del agua y atrapó a la pequeña, en el muelle de Steveston Harbour en Richmond, Columbia Británica.

“Había alguien al lado que estaba tratando de alimentar a los leones marinos”, dijo Lau.

Según él, su hija se acercó mucho al león marino para poder observar mejor al mamífero acuático.

“Es una lección que aprendió y la aprendió de una forma dura”, dijo Lau.

“Lo único que me importa es que, gracias a Dios, está a salvo. Hubiera podido estar organizando ahora un funeral, en lugar de estar dando una entrevista”.

Tags:
Compartir
Compartir