HOMBRE MUESTRAS SUS HERIDAS 20 AÑOS DESPUES QUE UN TIGRE LE PROVOCO

¡LAS IMÁGENES QUE VERÁS A CONTINUACIÓN SON EXPLICITAS Y PUEDEN HERIR TU SENSIBILIDAD!

Hace poco más de 20 años, Hashmot Ali estaba recostado en su bote, amarrado a un pequeño muelle desolado. Dormía. Fue luego de una pesca tranquila. Quería llevar un par de peces a su hogar para alimentar a su familia. Estaba en uno de los traicioneros canales entre los bosques de Bangladesh cuando su vida cambió por completo

FOTO

hombre

Súbitamente, sin esperarlo, un tigre (sí, un tigre) saltó sobre él y comenzó a atacarlo. Salvó su vida de milagro. Sin dudas. Pero la mitad de su rostro, golpeado una y otra vez por las garras del salvaje animal, quedó desfigurada.

Padre de tres hijos, Hashmot se refugió en su pueblo y apenas sale de su precaria vivienda. No quiere ser juzgado por las heridas que surcan su rostro. Prefiere ocultar su cara de los demás con pañuelos que la atraviesan en diagonal. Solo puede verse su ojo derecho.

FOTO

rostro

Pero hoy, con 45 años, el pescador decidió mostrarle al mundo cómo quedó su rostro. Es una catarsis especial que siente que liberará los demonios que lo cubrieron de pensamientos sombríos durante más de dos décadas.

FOTO

destroxado

Ahora llegó a Dhaka, la capital de Bangladesh, buscando la reconstrucción plástica de su rostro. Quiere reconocerse frente al espejo. “Necesito desesperadamente que mi cara sea mejorada. Es muy importante volver a lucir normal. Quiero mi vida con orgullo. No quiero ocultarme más detrás de esta máscara”, dijo en declaraciones publicadas por Unilad.
El proceso quirúrgico

para reconstruir su aspecto podría demorar dos años, según le confiaron los médicos especialistas que consultó en la capital de su país. Hashmot, casado y con tres hijos, quiere volver a ser quien era. Y está dispusto a esperar un tiempo más.

FOTO

tigre

Súbitamente, sin esperarlo, un tigre (sí, un tigre) saltó sobre él y comenzó a atacarlo. Salvó su vida de milagro. Sin dudas. Pero la mitad de su rostro, golpeado una y otra vez por las garras del salvaje animal, quedó desfigurada.

Padre de tres hijos, Hashmot se refugió en su pueblo y apenas sale de su precaria vivienda. No quiere ser juzgado por las heridas que surcan su rostro. Prefiere ocultar su cara de los demás con pañuelos que la atraviesan en diagonal. Solo puede verse su ojo derecho.

Pero hoy, con 45 años, el pescador decidió mostrarle al mundo cómo quedó su rostro. Es una catarsis especial que siente que liberará los demonios que lo cubrieron de pensamientos sombríos durante más de dos décadas.

 

 

Compartir
Compartir